Como ya sabéis, hace unos meses lanzamos la iniciativa solidaria #cuinamjunts junto a Restauración CAEB y el comedor Tardor. El objetivo es proveer alimento a quienes lo necesitan. Hoy, Kely Willemen, una de las cocineras voluntarias, nos cuenta su experiencia.

#cuinamjunts
Cocineros solidarios participando en la iniciativa #cuinamjunts

La experiencia en primera persona

Cuando hablé con el maestro Koldo Royo y me comentó sobre una tal asociación que daba comida a los más necesitados pensé: «esto debe ser pan comido. Seguro me harán hacer una mise en place básico y dar una bolsa de galletas a cada persona que venga y ya está».

Pero nada más lejos de una cruda realidad. Me vi en un batallón de frente donde un chef con Estrella Michelín pelaba patatas, cargaba cajas y si le hacía falta se ponía a fregar. Esto mientras ya había cola fuera del comedor y siendo pocos cocineros para mucha demanda un lunes por la mañana.

Si os puedo ser sincera llegue a pensar «ni loca me meto aquí con este calor. No cobro nada, se me terminó el paro y ¿qué gano?». Pero al salir por la puerta no pude contener las lágrimas, lo que vi me dejó impactada: una cola que daba la vuelta a la manzana y entre los que allí estaban, un ex compañero mío. Él es un chef de primera y me dijo «no digas a nadie que me has visto aquí, pero no tengo para dar mis hijos de comer y pagando alquiler y en ERTE no puedo hacer nada más que pedir ayuda».

Al final me bajé de la nube de que soy cocinera en hoteles de 4 y 5 estrellas y me puse manos a la obra. Los primeros días fueron duros y tantas horas es agotador, tanto para el cuerpo como para la mente. No obstante la sonrisa de agradecimiento de esta gente sin salida es el mejor pago que una cocinera puede recibir. Agradezco el baño de realidad que me dio tanto ASCAIB como Koldo Royo y todos mis compañeros. Todos los grandes chefs y cocineros como Matías, Thiago, Felipe Sandoval, Maria Mejia o Silvia entre otros, que juntos hacen este sueño de ayudar en una realidad triste, pero realidad. Yo también estoy en el paro y lo que no podemos hacer es quedarnos de brazos cruzados mientras mucha gente pasa hambre.

Animaros a colaborar

Podemos y debemos apoyar todo lo que nos sea posible, pues como dijo Koldo «¡nunca se sabe cuándo vamos a necesitar!». Y haciendo lo que más nos gusta que es cocinar.

Aún faltan muchas cosas que hacer y se necesitan cocineros que quieran unirse a la causa, si quieres y puedes aunque sea un día a la semana, entra en contacto con Koldo Royo, ASCAIB o la asociación Tardor, que os garantizo que poco para nosotros es mucho en el proyecto #cuinamjunts.


Si quieres unirte a la iniciativa, envíanos tu nombre y número de teléfono a comunicacion@ascaib.com

Comentarios

comentarios