Esta receta forma parte de la «Guía Nutricional para pacientes oncológicos y sus recetas», un proyecto fruto de la colaboración entre la Junta de Baleares de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), la Asociación de Cocineros Afincados en las Islas Baleares (ASCAIB) y el Colegio Oficial de Dietistas-Nutricionistas del archipiélago (CODNIB).

La «Guía Nutricional para pacientes oncológicos y sus recetas» también recoge una serie de consejos dietéticos elaborados por profesionales de las tres entidades. Dichas recomendaciones y las recetas han sido confeccionadas teniendo en cuenta todas las necesidades y las distintas afecciones causadas por el cáncer que pueden padecer los pacientes, como la alteración del gusto y/o del olfato.


SOBRE LA COMPRA DE ALIMENTOS:

• Verifique las fechas de consumo preferente y caducidad. No compre latas dañadas, hinchadas, oxidadas o abolladas.
• No tome alimentos en mal estado o caducados.
• Escoja frutas y verduras sin defectos y con buen aspecto. Un golpe en una fruta o en una verdura es una vía de entrada a una posible contaminación.
• Compre los alimentos congelados y refrigerados justo antes de pagar, sobre todo en verano. Refrigere los comestibles lo antes posible y nunca los deje en un automóvil caliente.
• Tome lácteos pasteurizados o UHT. Evite la leche cruda y los quesos hechos con ella. Evite los yogures o helados de máquinas y los pasteles con nata o crema mal refrigerados.

SOBRE LA CONSERVACIÓN DE LOS ALIMENTOS:

• Guarde en la nevera los alimentos cocinados, nunca los deje fuera de un día para otro, y recaliéntelos hasta hervir, antes de consumirlos.
• Por lo general, los platos preparados en casa (por ejemplo guisos), se deben consumir en un plazo máximo de 3-4 días si están en nevera o unos 3 meses si se conservan en el congelador.

SOBRE EL COMER FUERA:

• Si come fuera, prefiera alimentos cocinados y evite bufés o puestos ambulantes.
• Si usa condimentos, que sean de un solo uso. No use recipientes a granel de autoservicio.
• Si va a tomar un zumo de fruta, pregunte si está pasteurizado. Evite los “recién exprimidos” fuera de casa.

SOBRE EL COCINADO Y MANIPULACIÓN DE LOS ALIMENTOS:

•Lávese las manos antes de cocinar y de comer. Mantenga la cocina y los utensilios limpios.
• Limpie las frutas y verduras bajo el chorro del agua del grifo antes de pelar y cortar para evitar la contaminación pase de la piel al alimento. Utilice un cepillo suave para frotar los de piel dura (sandía, melón, pepino, calabacín) y séquelos con papel de cocina. Las hojas de lechuga y otras verduras se deben separar para lavar bien bajo el chorro de agua.
• Desinfecte las frutas y verduras que consuma en crudo y sin pelar; poner 1 cucharadita de postre (4,5 ml) de lejía en 3 litros de agua y sumerja los alimentos 5 minutos. Posteriormente, aclárelas con abundante agua corriente. La lejía debe estar específicamente etiquetada como apta para la desinfección del agua de bebida.
• No consuma germinados crudos, especialmente si tiene el sistema inmune debilitado, está embarazada, niños o ancianos. Deseche las frutas y hortalizas que estén mohosas.
• Nunca descongele carne o pescado a temperatura ambiente (sí en microondas o en la nevera con un en un recipiente con rejilla).
• Use de inmediato los alimentos descongelados y no los vuelva a congelar. Puede cocinarlos y después congelar de nuevo.
• Coloque los alimentos perecederos en el refrigerador antes de dos horas tras haberlos comprado o preparado. Los platos que llevan huevo, crema o mayonesa no deben estar sin refrigerar más de una hora.
• En preparaciones de pescado poco cocinado, marinado, salado, escabeche o crudo, se debe congelar previamente al menos 5 días para evitar el riesgo de intoxicación por anisakis. Para hacerlo en casa, su frigorífico debe alcanzar una temperatura de –20 ºC o inferior. Ésta temperatura solo se alcanza en frigoríficos de tres estrellas (***) o más. Si su frigorífico tiene menos de tres estrellas compre el pescado ya congelado.
• Cocine bien los alimentos, sobre todo carne, pescado fresco y huevos. Nunca los tome en crudo. 

Algunas personas precisan pautas de higiene alimentaria más detalladas debido a que tienen su sistema inmunitario debilitado

Comentarios

comentarios