El tartar es ideal para los tiempos que corren. Picadito, ligero y crudo como la vida misma. Esta preparación permite mil y una variaciones que se pueden preparar rápida y fácilmente. Sólo hemos de asegurarnos de contar con ingredientes frescos y de calidad. Carne, vegetales, pescado y marisco…todo tiene cabida en un tartar, y en la combinación está el gusto.

Ingredientes: 

  • Un tomate corazón de buey.
  • La cuarta parte de un mango
  • Una cebolleta, la parte verde que toca a la cebolla
  • Brotes germinados
  • Hojas de lechuga
  • Tostadas de pan
  • Vinagre agridulce
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal gruesa

Elaboración:

– Cortamos el tomate, el mango y la cebolla en trozos pequeños y del mismo tamaño. Lo mezclamos bien. Llenamos un molde de forma redonda. Encima ponemos un puñado de brotes germinados.

– Sacamos el molde. A un lado ponemos un bouquet de hojas de lechuga: al otro unas cuantas rebanadas de pan recién tostado (porque en casa nos gusta poner el tártaro sobre pan tostado).

– Mezclamos dos cucharadas de aceite con una cucharadita de vinagre y al momento de llevarlo a la mesa lo salamos y lo aliñamos con esta mezcla.

Comentarios

comentarios