Noticias

Carta de Alan Coxon, presidente de CSF International

¡Qué meses tan catastróficos hemos tenido, con tantos países sucumbiendo a los elementos de la madre naturaleza!

¿Tal vez sea esto una represalia por los continuos abusos del hombre hacia el medio ambiente? Parece que nuestra generación podría ser testigo de la futura norma, por lo que eventualmente la residencia del planeta Tierra tendrá que sentarse y prestar mayor atención, ¿o estamos todos esperando hasta que sea demasiado tarde?

España, Portugal, Grecia, Canadá y ahora la isla de Maui, Hawaii, han sufrido devastación que destroza vidas, con cientos de muertos y miles de desplazados.

En medio de los escombros y la matanza que los incendios dejan tras de sí, los medios de comunicación mundiales vuelven a centrar su atención en otros lugares. Observe de cerca los lugares que han sufrido y verá gradualmente a los cientos de productores de alimentos artesanales sin hogar, sin trabajo y para muchos sin esperanza.

Entre las cenizas que alguna vez fueron árboles que mostraban una vibrante abundancia de aceitunas y nueces, sólo se hallan brasas humeantes. Pastores solitarios contemplaban los grises pastos carbonizados, donde una vez pastaba su ganado. Sus rebaños no podían escapar del infierno que los envolvía. El suministro de leche de los rebaños que antes iban a los productores locales de queso se ha esfumado literalmente, al igual que la producción.
Las colmenas y las abejas que alguna vez produjeron la miel local, abastecieron a los restaurantes locales y a los mercados locales entre semana, han desaparecido sin dejar rastro.

¿Tal vez sea esto una represalia por los continuos abusos del hombre hacia el medio ambiente? Parece que nuestra generación podría ser testigo de la futura norma, por lo que eventualmente la residencia del planeta Tierra tendrá que sentarse y prestar mayor atención, ¿o estamos todos esperando hasta que sea demasiado tarde?

España, Portugal, Grecia, Canadá y ahora la isla de Maui, Hawaii, han sufrido devastación que destroza vidas, con cientos de muertos y miles de desplazados.

En medio de los escombros y la matanza que los incendios dejan tras de sí, los medios de comunicación mundiales vuelven a centrar su atención en otros lugares. Observe de cerca los lugares que han sufrido y verá gradualmente a los cientos de productores de alimentos artesanales sin hogar, sin trabajo y para muchos sin esperanza.

Entre las cenizas que alguna vez fueron árboles que mostraban una vibrante abundancia de aceitunas y nueces, sólo se hallan brasas humeantes. Pastores solitarios contemplaban los grises pastos carbonizados, donde una vez pastaba su ganado. Sus rebaños no podían escapar del infierno que los envolvía. El suministro de leche de los rebaños que antes iban a los productores locales de queso se ha esfumado literalmente, al igual que la producción.
Las colmenas y las abejas que alguna vez produjeron la miel local, abastecieron a los restaurantes locales y a los mercados locales entre semana, han desaparecido sin dejar rastro.

Estamos viendo los incendios, pero no vemos las consecuencias que dejan.

En el extremo opuesto de la escala estamos viendo pueblos y aldeanos literalmente ahogándose, mientras El Niño vierte su contenido sobre Perú. Los agricultores peruanos han perdido cosechas y ya no pueden poner comida en la mesa familiar ni ganarse la vida vendiendo sus productos, dejando a los agricultores y a las aldeas corriendo el riesgo de sufrir hambre e inanición.

CSF-int se creó para ayudar a los artesanos que sufren estos problemas tan reales; lo estamos haciendo lo mejor que podemos.

Todavía somos jóvenes y estamos aumentando nuestros miembros y su apoyo (ahora con presencia en 59 países alrededor del mundo). Lamentablemente la cantidad de catástrofes que enfrentamos son demasiado numerosas y se necesita un mayor apoyo para poder ayudar financieramente.

Hago un llamamiento a todos los miembros en todos los países para que ayuden con este creciente problema global, creen un evento para recaudar fondos y ayuden a apoyar a los productores de alimentos que lo pierden todo en estos desastres naturales.

Juntos podemos marcar la diferencia, juntos podemos ayudar a conservar la gastronomía cultural, el patrimonio culinario y mantener vivas las habilidades tradicionales para la próxima generación.

Gracias.
Alan Coxon
Presidente de CSF_int

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Listado de socios

Gastronomía en femenino

Cocineras, pasteleras y mujeres de la gastronomía debaten y reflexionan sobre el papel de la mujer en las cocinas y los retos a los que se enfrentan para encontrar soluciones sobre el rol del género femenino en el mundo gastronómico.

Serena Sirini

Serena
Sirini

Coordinadora
Marta Rosselló

Marta
Rosselló

Delegada